Uso de la coma


La coma (,) es un signo de puntuación que indica que existe una pausa breve en un enunciado 

No siempre en la escritura es necesario realizar una pausa. Pero sí que, en algunos casos, utilizar la coma  en un determinado  lugar de la frase es obligatorio  pues puede hacer que cambie su sentido. Por ello hay comas imprescindibles en un escrito para que pueda ser correctamente leído e interpretado.

La coma


Usos lingüísticos de la coma

·         Delimitar incisos:

          a) Utilizar dos comas, una al inicio y otra al final  aposiciones explicativas.

1.      Ejemplo: Cuando llegó María, la hermana de mi novio, todo se aclaro

            b) Adjetivos explicativos que siguen a oraciones explicativas o a sustantivos.

2.      Ejemplo: Los deportistas, cansados, volvieron a su país con unas horas de retraso

-Pero  si el adjetivo o la oración adjetiva tiene función especificativa no se escribe   entre comas.

3.      Ejemplo: Los deportistas cansados volvieron a su país con unas horas de retraso   (se explica que del total de los deportistas, algunos, los que estaban  cansados, llegaron con retraso).

c) Oraciones o expresiones sin vinculación sintáctica con los elementos del enunciado  en el que se insertan.

4.      Ejemplo: Tus postres, ¡qué delicia!, son los mejores que he probado

            d) Cualquier otra clase de comentario, explicación o precisión algo dicho.

5.      Ejemplo:  Todos mis amigos, incluido, Javier, estaban en desacuerdo


Fuente : @ortografía (Gonzálo A. Muñoz)
            

Costuras de…Ti

¡Porque en ocasiones es imposible olvidar a quien te dio tanto para recordar!



 “Un gran amor, un gran amor lejano

es algo así como la enredadera
que no quisiera florecer en vano

 y  sigue floreciendo aunque no quiera”(AB)

Costuras de nostalgias

A todos nos han pasado vivencias inolvidables que suceden en épocas que se repiten año tras año, parece que el objetivo fuese conservarlas y así rememorarlas por siempre. 

Historias sublimes, recordadas con nostalgia que puede que sucedieran hace mucho, aunque se quedan en algún lugar del tiempo y del espacio aparcadas. Pero nunca lo suficiente. Porque  un día, sin saber cómo ni por qué, te asombras de la solidez  con la que perviven. Y lejos de sentir la ausencia de la misma, ese distanciamiento la hace volver con más fuerza. Son recuerdos no recordados siempre, pero nunca olvidados. 

Esos sentimientos dormidos siguen su sueño…Irrealizable… Costura de nostalgias que dejaron  huella… Al pasar por una calle, al recordar aquella sonrisa en aquel mismo sitio, al mirar una fotografía, al leer un texto guardado durante años…

 Y más que costuras hacemos remiendos con el paso del tiempo, para que el alma no se quede hecha girones y el corazón desgarrado. Es obvio que para estar vivo,  te tienes que sentir como tal, y  por ello el sufrimiento forma parte de esa extraña mezcla de emociones y sensaciones a veces tan contradictorias.

Cierto  que si queremos hallarle sentido al pasado debemos saber mirar con ojos llenos de ilusión al presente y con esperanza el futuro. Pues somos resultado de todo esa amalgama de experiencias y decepciones pasadas. Pero mirando el lado bueno, puedes extraer la esencia de cada situación vividay, aprender esas lecciones de vida que no están en ningún libro ni manual y, te hacen ser como eres en tu presente. 

Éstas se transmiten, se contagian como la risa, haciendo que observes el universo como un ser privilegiado. Porque en las personas felices siempre se encuentra una rica vida interior, una alegría espontánea hacia las cosas pequeñas, una gran sencillez. Nunca vemos  en ellas agresividad ni divismo y casi siempre poseen una gran dosis de humor.

Muchas veces dicen que todo pasa por algo, que todo es consecuencia de otra forma de actuar y  poder llegar a obtener así ese otro todo. Un poco complicado que, no sé yo si se cumple o, es una manera de conformar a tu mente y animar el espíritu  para seguir adelante. Pues creo que cuando se quiere coser pero no hay suficiente tela es imposible por más empeño que le pongas. Sí, es ley de vida que aún dejándote ésta un gran vacío, siempre habrá razones para continuar, ya  sea con costuras en el corazón,  con remiendos en el alma o nostalgias cosidas con hilos tan duraderos que nunca se desharán.