Los sueños… Derecho de todos


¿Son los sueños un derecho inherente al ser humano? ¿Y, qué son los derechos inherentes al ser humano?

Los Derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.


Por ello, los sueños son inherentes al ser humano y, éstos, nadie te los puede arrebatar. Al igual que mi sueño fue publicar este, mi primer artículo, con mucha ilusión y, también, con miedo al pensar cómo reaccionarían los lectores ante alguien que iniciaba su camino en el maravilloso mundo de  la escritura. Y en ese sueño sigo. Una de las cosas más maravillosas de mi vida. 

No perdamos nunca los sueños

Recuerdo el colegio dónde pasé los últimos años de la llamada entonces Educación General Básica y, también recuerdo, al que por entonces fue y sigue siendo  el autor que más marcaría mi vida. El gran Miguel Delibes.
Recuerdo el primer libro que los profesores me mandaron leer “Los santos inocentes” y que causó en mi corta existencia una profunda reflexión, impropia para una niña de trece años. Con el paso de los años he vuelto a leerlo y siempre me deja la sensación de que los que nada tienen, a nada les dejan aspirar. Si no es a estar bajo el yugo de los que lo tienen todo.
Con la muerte de este genial escritor vallisoletano, se fue una figura de la talla de Lorca o Cervantes. De la misma manera que con las medidas de austeridad tomadas a diestro y siniestro por los geniales poderosos(o no tanto) se va muriendo, poco a poco, la dignidad de los que por tener, es lo único que les queda. Dejando con ello el corazón desnudo, desahuciada  a la persona y el alma rota.
Así como escribía Delibes, en la austeridad de las tierras castellanas, con sus áridos paisajes y una vida discreta, callada y sencilla, así, pretenden los que no quieren que tengamos voz que vivamos, callados y discretos, sin molestar. Porque el ruido molesta y los desamparados del sistema si se unen  pueden hacer mucho ruido. Se hacen leyes para protegernos pero ¿protegernos de qué? Del sistema, de ese universo que sólo tiene derecho a gozar unos pocos, mientras otros muchos sufren en silencio. Siempre he pensado que el respeto nos hace más temido que el miedo y actualmente hay  pocos que sean dignos de tan “respetable” palabra. 
El ser humano posee unos derechos inherentes desde que nace, el derecho a soñar, a imaginar y, al igual que las historias que narraba Miguel Delibes, que nos hacían viajar  con él a través de sus personajes, no perdamos  nunca los sueños, ni la imaginación  que teníamos en la niñez, pues esto es sólo y exclusivamente de cada uno y no habrá geniales poderosos que nos lo arrebate nunca.(No perdamos nunca los sueños)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s